¡Ejercítate en casa!

No es necesario que gastes en un gimnasio para ponerte en forma. Lo más importante es mantener la voluntad de ejercitarte y lo mejor es que lo puedes hacer desde tu casa.

Un cuerpo con tono muscular lo puedes lograr con tu propio peso. Así que no hay pretextos para que en este mes inicies una rutina para construir una figura estética, un torso fuerte y un cuerpo con apariencia saludable.

Si el elemento con el que no cuentas es el tiempo, no te preocupes. Aquí tienes lo básico para darle forma a tu pecho, espaldas, piernas y abdomen. Verás que, con hacer las series de ejercicios, lograrás tu objetivo.


Fortalece tu abdomen:
Para reafirmar esta área debes ser persistente para adquirir tono muscular. Acuéstate boca arriba en el piso, junta las piernas y elévalas a la par de la cadera. Mantén los brazos estirados como en cruz y no despegues las palmas del piso. Lo ideal son cuatro series de 12 repeticiones.

Haz lagartijas: Con practicarlas puedes hacer que trabajen los músculos pectorales. Ponte boca abajo y apoya las palmas de las manos al nivel de los hombros. Dobla los codos y mantén el tronco y las piernas estiradas, así mismo, mantén la cabeza recta. Eleva el cuerpo impulsándote con las manos y no separes del piso las puntas de los pies. Recuerda mantener el cuerpo erguido, no bajes la cabeza y no aflojes los glúteos. Comienza con 3 series de 20 repeticiones, y conforme avances, puedes aumentar a 6 series de 30.

Realiza series de sentadillas: Éstas hazlas de pie. Coloca los pies separados a la par de los hombros. Ahora flexiona levemente las rodillas. No encorves la espalda. Después baja para lograr que tus glúteos lleguen un poco más abajo del nivel que tienen tus rodillas. Recuerda hacerlo lentamente. Ahora sube y repite. Puedes empezar con tres series de 15 repeticiones.

Construye tu espalda: Acuéstate boca arriba sobre el piso y coloca tus manos sobre la nuca. Pon los pies en el suelo y mantén dobladas las rodillas. Vas a elevar la cadera, con ello también fortaleces los glúteos. Después extiende un pie paralelamente al piso hasta alcanzar la altura de la cintura. Haz 4 series de 15 repeticiones, recuerda alternar los pies.

No te desesperes si no logras hacer las 15 o 20 repeticiones, poco a poco lo aumentarás tu condición. Lo importante es que lo realices de forma consciente, recuerda que es mejor hacer 5 repeticiones bien hechas, a 15 repeticiones forzadas y mal hechas en donde te puedes lastimar y no verás ningún resultado.