¡Tómate 5 minutos para consentirte!

Para cuidar tu piel, no sólo es importante utilizar productos cosméticos adecuados. Si queremos obtener los mejores resultados, es fundamental aplicar correctamente las cremas que utilizamos.
Antes de aplicar tu crema

Es muy importante realizar una correcta higiene facial, que consiste en desmaquillarse, lavar el rostro con una espuma o gel facial, y utilizar un tónico adecuado para el tipo de piel.


Aplica la crema correctamente

Empieza por retirar la porción de crema que vas a utilizar así evitamos que se contamine y podemos estar seguros que se mantiene en buen estado. Toma con la yema de los dedos una pequeña cantidad de crema y extiéndela con movimientos circulares  ascendentes; primero por el escote, luego por el cuello y después por la cara, hasta llegar a la frente.
Al hacer los movimientos circulares conseguimos que la crema penetre mejor, y al ser ascendentes evitamos la pérdida de firmeza, ya que los movimientos descendentes favorecen el descolgamiento de la piel.
Tras extenderla, conviene estimular la circulación de la sangre, con toquecitos con la yema de los dedos de abajo hacia arriba.
No olvides que la crema facial no debe utilizarse en el contorno de los ojos, ya que esta zona es especialmente sensible y, por tanto, requiere un producto específico.

 

Contorno de ojos

En este caso, la crema ha de aplicarse a base de toquecitos, sin extender el producto, que es como se hace cuando se trata de una crema facial.
Empieza por echar en un dedo la cantidad de crema. Pon una pequeña porción, en forma de bolitas, en el párpado superior móvil y otra en el párpado inferior. Por último, da suaves toquecitos con la punta de la yema de los dedos hasta que el producto se haya absorbido correctamente
Ahora ya lo sabes, no sólo basta con tener las mejores cremas sino también la correcta aplicación.